¡Sin agujetas y con 75 años! (Rita Bruguer)

Rita, en un taller de Electropuntura Bioenergética.
(Segunda por la derecha.)

Me llamo Rita, tengo 75 años y me gustaría compartir con vosotros una pequeña anécdota relacionada con Energy.

Ocasionalmente me encuentro en un centro de terapias (se trata de un piso con 5 habitaciones) localizado en el pueblo de Alcalá de Xivert, que se encuentra en Castellón. Un buen día, concretamente el 2 de enero de este mismo año, se decidió que cambiaríamos la localización de los muebles de las distintas habitaciones.

A pesar de estar sola, de inmediato decidí ponerme manos a la obra. Desafortunadamente la cama de matrimonio se me resistía, me faltaba la llave inglesa para quitar la tuerca de la cabecera. Así que con un gran esfuerzo me dispuse a levantar la cama, de tal forma que quedara de lado. No obstante aún me faltaba una pequeña distancia por recorrer para mover la cama a su destino.

Tras una larga lucha maniobrando con la cama para poder sortear la pared, pude colocar, por fin, la cama en su sitio correspondiente. Una vez en su sitio, monté nuevamente la cama. Después, por si fuera poco, me dediqué a mover el armario, también con un gran peso a tener en cuenta.

Tras todo esto, no era descabellado pensar que al día siguiente tendría unas terribles agujetas, así que me decidí a tomar una buena dosis de King Kong. A media tarde, como me encontraba bien, decidí hacer una segunda ronda de trabajo junto con una nueva dosis de King Kong.

A la mañana siguiente al despertarme empecé a moverme con mucho cuidado esperando los consabidos dolores de agujetas. Sin embargo y para mi sorpresa no sentía absolutamente nada de eso. Era la primera vez en mi vida que no tenía agujetas tras un esfuerzo de semejante magnitud.

Rita Bruguer, Reus

Deja un comentario