Mi hijo y el VIRONAL

Mi hijo y el VIRONAL

Es sorprendente como un niño desde los 7 meses ha amado el Vironal.

Conocía la empresa Energy y todos sus beneficios gracias a mi asesora, Noemi Lario, de Altafulla (Tarragona). Aún así, nunca imaginé lo importante que podría llegar a ser en mi vida; pero, sobre todo, en la de mi hijo…

Tenía 7 meses cuando le diagnosticaron la primera de 6 bronquitis en cuestión de 3 meses. Era evidente que tenía que darle antibiótico e inhalador pero no quería usar un preventivo de por vida. Así que, ¿por qué no ayudarlo mejorando su sistema inmunológico? Ese fue el primer contacto de mi pequeño con su queridísimo Vironal.

En casa siempre ha sido un drama que se tomara los jarabes pertinentes. Actualmente ya no tenemos problemas con la medicina tradicional puesto que, en una mano, llevamos la medicina y, en la otra, el Vironal como recompensa por tomarse la «que no gusta» como un campeón.

Su amor y gusto por el Vironal es tan grande que, de bebé, abría automáticamente la boca; ahora lo pide y se lo toma solito. Debo matizar que, son 3 dosis si no ve el bote o a nosotros tomando los nuestros; en caso contrario, no hay manera de convencerlo de que ya se lo ha tomado y que hasta la próxima toma no puede. Entonces, usa sus técnicas infalibles: «Mamá, el nene quiere vinonal» o «Mamá, el nene está malito -tose- y quiere vinonal. Uno y ya está, por favor…» Y, evidentemente, se lleva su dosis extra.

Es sorprendente como un niño desde los 7 meses ha amado el Vironal.

Esto solo pueden ser dos cosas:

  • Uno, tiene un buen sabor -elemento importante cuando hablamos de peques-;
  • Dos, le ayuda con su sistema inmunológico y, a pesar de ser pequeño, lo sabe, lo nota y, por eso, lo quiere y lo pide.

Finalmente, conseguimos que no volviera a coger más bronquitis ni enfermedades graves a altos niveles y, por supuesto, evitemos dar el preventivo. Gracias al preparado herbáceo Vironal por formar parte de nuestras vidas, en especial, de la de mi niño.

Ana Torres Garcia

Deja un comentario