Flavocel: Un tesoro para la voz

Flavocel: Un tesoro para la voz

En mi familia somos de Energy. Ya éramos fans de sus preparados bioinformativos antes de lo que voy a contar, pero además de por la excelencia de sus productos, nos gusta porque en el universo Energy siempre hay algo nuevo por descubrir.

Hace unos meses mi madre que, aunque no los aparente –y que conste que no lo digo porque vaya a leer este breve relato- tiene 81 años, pasó por una cirugía que tuvo un buen postoperatorio; poco después surgió una complicación vascular que, si bien se resolvió felizmente, ha necesitado tratamiento con medicación anticoagulante. Esto, que así resumido suena leve, la verdad es que ha sido una experiencia de gran efecto emocional para todos (fue una intervención importante e imprevista) y de incuestionable impacto físico para su organismo.

Su proceso de recuperación lo planteamos apoyándonos en Energy gracias a la gran generosidad profesional y humana de Leo Franek, director de Energy, siempre dispuesto a compartir su conocimiento y a brindar su ayuda con valiosas recomendaciones; aprovecho aquí para expresarle nuestro más sincero agradecimiento.

Siguiendo la secuencia correspondiente, la combinación de preparados incluyó Cytosan, Korolen y Renol para ayudar a desintoxicar el organismo, apoyados por King Kong y por Drags Imun –que, aplicado en uso tópico, reguló una flebitis en el brazo con una rapidez extraordinaria-. Se sumó Vitamarin por sus propiedades antiinflamatorias y el siguiente paso fue orientado a reforzar los sistemas circulatorio e inmunológico incorporando Flavocel.

En conjunto, me gustaría reparar no ya en la rapidez de la evolución, sino también la calidad de esta, destacando la respuesta frente a inflamaciones y posibles efectos secundarios de medicamentos, la buena reacción ante esfuerzos e incluso la regulación de parámetros como la tensión arterial.

Y, de manera particular, querría volver sobre el paso que incorporaba Flavocel -tomando dos pastillas al día disueltas en agua-, porque es aquí donde viene el efecto adicional inesperado: desde hace unos años, mi madre sufre afectaciones frecuentes de voz, presentando trastornos como cambios de tono al hablar, y sintiendo esa necesidad imperiosa de aclarar la voz con pequeños carraspeos. Atribuido por su doctor a posibles alergias, el problema persistía a pesar de probar numerosos productos y medicamentos antiinflamatorios, balsámicos, antisépticos, etc. que suponían una mejoría transitoria.

Pues bien, no habían transcurrido 48 horas de tomar el agua con Flavocel –que por cierto adquiere un precioso color que la hace irresistible- cuando su voz se aclaró, sonando totalmente limpia, sin alteraciones ni altibajos. He de reconocer que nos quedamos asombrados.

Afortunadamente, la recuperación general de mi madre ha sido estupenda y, gracias a Flavocel, su voz continua perfecta.

Como apunte extra me gustaría compartir un dato. En paralelo a esto, por sus propiedades generales recomendé Flavocel a una amiga. Poco después coincidió que debía verla un otorrinolaringólogo para valorar una lesión nodular de aspecto benigno que tenía en la región amigdalar, cuyo aspecto y tamaño no había variado en los últimos cuatro meses y que en el momento de empezar a tomar Flavocel, seguía igual. Cuando fue a la consulta, la lesión había desaparecido; por la descripción y los informes previos, concluyeron que debía ser algo, según parece, bastante común: una glándula que queda obstruida por mucosidad. Lo cierto es que la glándula estaba normal. Y según me comentó ella, repasando sus hábitos, el único cambio que había introducido era haber tomado dos pastillas diarias de Flavocel disueltas en agua desde dos semanas antes de la consulta.

¿Se podría pensar que Flavocel influyó en ese cambio? Si tuviera que apostar, yo me inclinaría a que sí.

Victoria Sánchez Quevedo (Madrid)


ESTOS PRODUCTOS ESTÁN APROBADOS COMO SUPLEMENTO NUTRICIONAL. NO SON UN MEDICAMENTO, NO SE PUEDE CONFUNDIR CON MEDICAMENTOS RECETADOS.  VER: DIRECTIVA 432/2012 DE LA COMISIÓN EUROPEA QUE REGULA EL EMBALAJE Y LA PUBLICIDAD DE LOS SUPLEMENTOS NUTRICIONALES.
 

Deja un comentario