Llevando Energy al continente americano

Llevando Energy al continente americano

Ya son muchas las personas que se han unido a la familia Energy en éstos últimos viajes en los que hemos compartido muchas experiencias y testimonios. El conocer diferentes personas con sus casos específicos y ser tratados con los productos Energy ha sido muy gratificante para los que ya hemos estado conviviendo entre esta metodología de trabajo que tanto bien ha hecho entre todos aquellos que los prueban.

El primer viaje del que pudimos disfrutar fue el de México del 19 y 20 de octubre.

En este viaje pudimos tener el testimonio de Eunice, doctora de medicina natural, que fue entrevistada por Fernanda. Cuando empezó el seminario comenzó muy cansada con un cuadro gripal muy severo. Al llegar Leo Franek le testó y empezó a tomarse los productos de Energy. En ese momento empezó a sentirse mejor, dejando la gripe atrás en menos de dos días.

«Es algo que funciona, hay cosas que la gente hace y no funcionan desafortunadamente, sin embargo esto sí es algo que funciona. Además de funcional es rápido, no son antibióticos que dañan tu organismo, son cosas naturales. Somos parte de este mundo, parte de la tierra y estas cosas son parte de la tierra y están ahí» Eunice.

Tras nuestro paso por México, fuimos rumbo a Cagua, Puerto Rico que tuvo lugar del 9 al 10 de noviembre.

Uno de los testimonios que pudimos tener en este viaje fue el de Ana, que testó a su madre con problemas de riñones. El urólogo le había diagnosticado dos piedras en los riñones, después de haber sido testada del que salió Renol y Cytosan. Tras los dos meses de tratamiento, fue al urólogo las piedras habían desaparecido.

«Esperamos que las personas que puedan tener el acceso a este proceso Energy puedan tener el mismo resultado, así que les exhortamos a que lo trabajen y aprendan de esto» Lilian González.

La última visita por el continente americano fue en Kissimmee, Florida durante los días 16 y 17 de noviembre.

Maribel González nos cuenta su experiencia con Energy, cuando se encontró con el caso de su hermano, cuando llegó con quemaduras de tercer grado en el área del brazo y una pierna. Se puso en contacto con Leo y le comunicó que se tomara Drags Imun (10 gotas- 3 veces al día) no sólo con eso sino que se aplicara gotas sobre las mismas heridas, y la crema Ruticelin. Al cabo de 4 o 5 días, se empezó a ver la reestructuración de la piel. Hoy día, ya no tiene absolutamente nada, sólo le quedan pequeños trazos de manchas.

«Él no fue al médico porque no tenía seguro médico» Maribel González.

Deja un comentario