Energy en el Polo Norte

Energy en el Polo Norte

Reportaje directo del viaje.

Hace un mes que estamos junto con mi marido en una expedición en el polo norte. Y como no, llevamos nuestro gran botiquín de Energy en nuestras mochilas. Estamos muy lejos de nuestra casa y los suplementos nos ayudan a mantener la condición física y también psíquica. A pesar que no tengo las condiciones óptimas para escribir, he tenido una gran necesidad de recopilar nuestras experiencias.

La preparación para la expedición a la península Kola, en el norte de Rusia, ha sido muy significativa por nuestra parte. Desde las herramientas técnicas como nuestro  todo terreno 4×4, conservas con comida y ropa de invierno hasta los difusores anti mosquitos más potentes que existen. El viaje durara en total un mes, y vamos a recorrer, entre la ida y la vuelta, 9000 km. Una parte muy importante de nuestro equipaje son los preparados de Energy.

¿Entonces cuáles de los productos llegaron a ver el polo norte y han cumplido con sus funciones? En la mochila nos hemos llevado: Drags Imun, Probiosan Inovum, Audiron, Skeletin, Organic Beta, Caralotion, Dermaton oil y para mantener mi cara en condiciones también Visage serum. No me dio tiempo de conseguir el más importante Cytosan. Pero por el camino hemos parado en la casa de nuestro amigo, amante de los animales y nos ha regalado una caja de  Cytovet (Cytosan para las mascotas).

¡En marcha, nos espera mucha aventura! Fueron nuestros gritos por la ventanilla de nuestro vehículo.

EN  ACCIÓN

Haciendo las maletas, mi marido me preguntó más de una vez, si no se me había olvidado coger el Skeletin. Hace cuatro años atrás sufrió borreliosis, que ha sido tratada a tiempo pero le llegó afectar las pequeñas articulaciones en la mano.

Skeletin le ayudo regenerar por completo la mano dañada. Igualmente nos ayuda disminuir las reacciones alérgicas, incluidas las alimenticias.

Probiosan Inovum, Drags Imun, Audiron y Cytosan son los preparados imprescindibles para todos los viajeros y aventureros, que son conocedores  de la casa Energy.

Nuestra alimentación se basa mayormente en la comida enlatada, entonces no faltan ni conservantes, colorantes ni potenciadores de los sabores. Para que podamos librarnos de ellos usamos cada noche una cápsula de Cytosan; En nuestro caso es Cytovet.

De día estamos tomando la valiosa flora intestinal de Probiosan. Las gotitas de Audiron nos alivian las picaduras de los mosquitos y está en la reserva “por si acaso”. Durante del viaje estamos viviendo unos cambios de temperatura brutales, de 5 a 22 grados. Frío, viento, nieve, calor y de nuevo frío, todo cambia de un día a otro.

No pasó mucho tiempo y uno de los colegas del viaje avisa de un dolor insoportable en la garganta que le irradiaba hasta el oído. La fiebre en su cuerpo demostraba la batalla local de su sistema inmune contra las amígdalas infectadas.

Sin vacilar saco de mi botiquín la botellita de Drags Imun y como la enfermera del grupo le receto 8 gotas cada 2 horas.  El hombre pesaba unos 120 kilos. Pero andar con amigdalitis  en el polo norte no se lo recomiendo a nadie.

En el segundo día de su tratamiento ha notado una mejoría considerable y al tercer día, ya estaba en perfectas condiciones. El compañero se interesó por estas gotitas de color sangre, dando señales evidentes de agradecimiento, y estar al corriente que se han podido evitar mayores complicaciones de salud.

Caralotion, Dermaton oil y Visage serum son unos buenos compañeros para cualquier mujer en una  expedición al polo norte. Donde la climatología  es constantemente cambiante, siempre con una sorpresa de última hora, las noches blancas  donde los anocheceres casi no existen, el aire seco del climatizador de nuestro vehículo y otros desafíos que pueda sufrir mi piel. Los aromas de mi kit cosmético ayudan fortalecer mi alma muy lejos de casa; Realmente agradecida.

Pero es Organic Beta, que nos brinda una asistencia importante cada uno de estos días tan desafiantes, aportando la energía, vitalidad y la fuerza. En los momentos de cansancio por el peso de nuestras mochilas y enfrentados a las complicaciones habituales del viaje nos da los ánimos para seguir adelante. Levantamos las cabezas y nos dibuja la sonrisa de nuevo.

Sentimos con cada toma de la remolacha una fuerte energía que es seguramente la misma que su raíz extrae de las tierras en nuestra zona climatológica. Sentimos en nuestros cuerpos palpitar su sabiduría ancestral enriquecida por las vitaminas y minerales dándoles la energía a cada una de las células. Me inclino delante de ella.

Nuestra expedición al polo norte ha sido larga, exigente y cansina pero a la vez enriquecedora. Hemos podido explorar muchos lugares, encontrarnos con muchas personas y sus peculiaridades, ver una naturaleza fascinante.

Hemos tomado el rumbo hacia casa, dejando atrás el lugar que nos dio el cobijo nocturno. Estoy muy agradecida por poder disfrutarlo en calma y tranquilidad. Y a Energy por facilitarnos a superar estas vacaciones tan diferentes.

– Andrea Sulcova, Praga-

Deja un comentario