Cuando la tierra ha subido de revoluciones

Cuando la tierra ha subido de revoluciones

Hacía meses que había escuchado hablar de Energy a través de un par de personas. Era octubre de 2014 y esta vez no tenía pensado asistir al curso. Pero sucedió que por algún cambio se impartía justo al lado de mi casa. Como creo más en la causalidad que en la casualidad, lo interpreté como una señal y me animé a participar. Mientras escuchaba a Leo Franek hablar yo intentaba cuadrar sus palabras con la Medicina Tradicional China, que estudio y practico, con los ojos y oídos abiertos para atrapar todo lo que puede valer a una sanadora que busca herramientas para sanar a los demás y a sí misma.

Mi principal problema de salud, a mis 40 años era el tiroides. Llevaba dos años con el revolucionado, hipertiroidismo. Por una situación personal mi tiroides había decidido acelerar mi ritmo vital para llegar antes, mucho antes a todo, para salir de la situación emocional en la que estaba. Aunque ya había cambiado de vida, la forma y la función seguían alterados. Tenía palpitaciones, casi no se me entendía de lo rápido que hablaba, había perdido mucho peso y mis ojos estaban hacia afuera como los de un sapo, exoftalmos* es el término médico para esto. Yo desde primera hora me negué a tomar medicación alopática. Con la medicina china mis síntomas y niveles hormonales habían mejorado, pero necesitaba un acelerador que hiciera reversible mi enfermedad cuando antes.

En cuanto probé las primeras gotas noté como mi corazón bajaba su ritmo, el cuerpo se me relajaba y me cambiaba hasta el gesto.

El primer día de curso Leo me testó con Supertronic y salió una combinación de puro estrés: Gynex y Stimaral, que acompañaríamos con Vitamarin, 5-0-5 el primer ciclo y 5-5-5 el segundo, la dosis de regeneración. 1-1-1 de Vitamarin. Una compañera del curso llevaba Gynex encima y me regaló un poco. En cuanto probé las primeras gotas noté como mi corazón bajaba su ritmo, el cuerpo se me relajaba y me cambiaba hasta el gesto. Enseguida pedí el trio mágico que acompañé con la crema Cyovital, la compañera de Gynex ,el elemento Tierra, en el cuello, donde habita esa glándula con forma de mariposa que es el tiroides.

En las primeras semanas todo se normalizó. Estoy convencida de que fue tan rápido porque Energy pudo equilibrar mi cuerpo sin la interferencia de medicación que vuelve al cuerpo zángano. Desde entonces Energy es mi botiquín de fondo. Ya he pasado por todo el pentagrama. La uso para mi familia, la combino con moxa y puntura, y aplico las cremas de cada meridiano para masajear determinados puntos de acupuntura, sobre todo en mi hija, que tiene 6 años.

En estos meses tengo muchas experiencias positivas en consulta, y les hablo a mis clientes de que el primer caso que sanó con Energy en mi entorno, fue el mío.

Elena asesora sevillaElena Garcia, Asesora de Energy.
Telf: 676479767. Sevilla

 

*Exoftalmos: Es la proyección o salida hacia fuera del globo ocular (proptosis), lo que puede dar la impresión de “ojos saltones”. Puede afectar a un ojo o a ambos, dependiendo de las causas.

Deja un comentario